4.10.04

Soy feliz

Hoy ha sido mi primer día de verdad en la escuela. Es decir, hemos tenido clase, porque los demás días, entre presentaciones y demás, no hemos hecho nada.
He tenido Historia del Arte y del Diseño a primera hora. Los lunes a las nueve de la mañana, no es un buen momento para ir a clase de historia, pero la profesora hace la asignatura muy amena y no se me ha hecho nada aburrida. Sólo una cosa mala: las sillas de esa aula son incomodísimas, al cabo de cuarto de hora me dolía todo. Y evidentemente, la profesora nos ha puesto deberes para mañana, que la volvemos a tener a las nueve en la asignatura de Documentación.
De once a dos, he tenido Procesos. No me preguntéis de qué va la asignatura porque aún no lo sé. Pero ha estado muy bien. Me gusta mucho el aula donde se imparte esta clase. En lugar de que las mesas estén orientadas todas a la pizarra en filas, las mesas están puestas en círculo para que todos los alumnos y el profesor nos veamos mutuamente. De esta forma se genera un mejor ambiente de comunicación y, poco a poco, todos hemos participado. En fin, al final de la clase nos ha puesto un trabajo para el lunes siguiente.
Lo peor del susodicho trabajo es que necesito los libros de la escuela para hacerlo lo que significa que tendré que quedarme un par de días de dos a tres y media para hacerlo. Pero la verdad es que no me importa. Por primera vez en cuatro años, me siento a gusto yendo a clase y disfruto de cada frase que dicen los profesores. Aunque tenga que currar seis horas por la tarde en un stand de libros, aunque tenga que quedarme en la escuela los mediodía, aunque llegue cansada a casa y tenga que pasar a limpio los apuntes, me siento llena. Soy feliz.

30.9.04

Inauguración del curso de Diseño Gráfico

Hoy a las 12h del mediodía, he asistido a la inauguración del curso 2004/2005 de Diseño Gráfico y Moda. He decidido que el año que viene ni ningún otro voy a asistir.
He llegado a la escuela a las 12h menos cinco minutos. He esperado fuera con el resto de alumnos hasta las 12h 15 y además, justo cuando nos han llamado para entrar me acababa de encender un cigarro. Ley de Murphy.
He conocido al director de la Escuela de Diseño Gráfico, Oscar Heredero, y a la directora de la Escuela de Moda & Patronaje, M. Carmen López. Además había dos invitados, dos ex alumnos de la escuela. El primero en hablar ha sido Alexis Rom, es un diseñador gráfico que ha trabajado para Custo entre otras. En los veinte minutos que ha durado su intervención ha hablado solo 5 en total, los demás los hemos pasado viendo trabajos suyos que en general no me han gustado mucho.
Después ha hablado la invitada de la Escuela de Moda que no me acuerdo de cómo se llama. Ha sido interesante por que nos ha explicado su experiencia en la escuela y además del funcionamiento de su empresa. Al final hemos visto un resumen de su último desfile.
Mañana es el primer día. Tengo ganas de empezar.

28.9.04

Como se puede arreglar el mundo en 4 días

Después de haberme pasado todo el verano estudiando economía, me examiné en setiembre. Parecía que las cosas iban bien, los exámenes no me fueron mal y esperaba poder seguir con la carrera. Pero un jueves, el mundo se vino abajo, las había suspendido todas y algunas con notas de 2 y 3. Eso me hizo replantearme mi vida. ¿Qué me había pasado?
En los últimos cuatro años he empezado dos carreras con expectativas de futuro muy diferentes. La primera fue Periodismo. Elegí ese camino pensando que era lo que más se acercaba a lo que yo deseaba estudiar: Diseño Gráfico. Y también hay algo de “glamour” en ser periodista. Fue un fracaso, en dos años no fui capaz de aprobar todo el primer año. Supongo que fue por un cúmulo de razones: la facultad estaba a una hora exacta en tren, no me gustaban nada las asignaturas, y los alumnos parecían más deseosos de manifestarse por cualquier razón que de ir a clase. Fue un caos.
La segunda carrera fue ADE (Administración y Dirección de Empresas). Ya que seguía sin poder pagarme una escuela de Diseño Gráfico, elegí una carrera que me diera mucho dinero, y los números nunca se me han dado mal (al menos eso decían mis profesores de ciencias). Me matriculé en la Pompeu Fabra, cuya facultad de Economía está a 15 min. andando desde mi casa. El horario de primero era mañana y tarde, con lo cual me era imposible buscar un trabajo. Ese año aprobé la mitad de las asignaturas de primero, que creo que no estaba mal para no haber estudiado economía en mi vida. El segundo año fue peor, aprobé muy pocas asignaturas y me quedaron muchas para setiembre. Llegaron los exámenes, y pensaba que me habían ido bien pero no fue así.
Llegamos al jueves fatídico, cuando supe mis notas. Me pareció que el mundo se venia abajo. En el siguiente curso no me podía matricular en la misma universidad por una regla que tienen. En pleno mes de setiembre y sin nada. Así que H., que siempre está a mi lado, me propuso que mirara alguna escuela que impartiera algo que a mi me gustara. No sé porque, lo primero que se me ocurrió fue Hostelería. Me gusta mucho cocinar y hace algún tiempo que quiero hacer algún cursillo. Después de ver los precios abusivos que pedían, además de la total dedicación, fue descartado. Así pasó el fin de semana. El lunes parece que nos inspiró a los dos y pensamos que si habíamos estado dispuestos a pagar una escuela de Hostelería porque no mirábamos otra vez las escuelas de Diseño Gráfico. Me pasé todo el lunes llamando e informándome de precios, y me decidí por la IDEP que está relativamente cerca de mi casa y tiene prestigio. Temí por quedarme sin plaza pero les quedaban aún, así que la reservé. Lo que hizo del lunes un día más redondo todavía, es que una amiga me llamó por que me había encontrado trabajo en un puesto de libros. Empiezo mañana. Y si la suerte está de mi lado, es posible que pueda conseguir un trabajo mejor pronto.
Hoy me he ido a matricular, y ya soy alumna de diseño gráfico. Mañana voy a ver la escuela y el viernes empiezo el curso.
Todo ello, debo agradecérselo a mi niño, que si no fuera por él y su inestimable ayuda, mi único futuro hubiera sido ser cajera del súper.